Nuestro sistema de Pensiones un Sistema Rentable.

UN SISTEMA RENTABLE

Sistema Público de Pensiones Contributivo y de Reparto.

• Solo la Reforma Laboral de  Rajoy con la bajada de salarios pone en peligro el Sistema.

Con las luchas por el salario y las cotizaciones sociales los trabajadores hemos construido un Sistema de Seguridad Social que es un referente en solidez, un sistema que durante décadas ha ido subiendo, consiguiendo y abordando nuevas prestaciones llegando a acumular un saldo histórico favorable de 519.164 millones de euros auditado por los sindicatos en el 2018 .

Un sistema que hasta mediados del 2012 seguía ampliando el Fondo de Reserva a pesar del paro, solo la Reforma Laboral de Rajoy como herramienta para bajar los salarios y las cotizaciones sociales fue el primer paso real para comenzar la liquidación de nuestro sistema de pensiones.

Desde ese momento solo se habla de gasto y se olvidan descaradamente de la reducción de los ingresos, ya en el 2017 con el mismo número de trabajadores que antes de la reforma los salarios se veían reducidos en 37.000 millones de euros que representan hasta 11.100 millones de euros de ingresos perdidos en la Seguridad Social provocados, en un solo año por la Reforma Laboral.

Por otro lado la Ley General de la Seguridad Social ya regula las aportaciones del Estado en caso de necesidad mediante aportaciones específicas en los PGE,  como también permite que el Estado disponga para prestaciones de las cantidades de superávit del sistema como así ha

• Hay que hablar de ingresos y exigir la derogación de las Reformas Laborales para recuperar el salario y los derechos de negociación colectiva arrebatados.

Nosotros hablamos de ingresos, de cómo aumentar las cotizaciones, de cómo aportar mayor parte del PIB al sistema colectivo de pensiones, es decir de salarios: devengados (activos) o diferidos (pensionistas) , como hemos hecho siempre para mejorar la Seguridad Social y nuestras prestaciones como trabajadores y pensionistas.

Lo primero exigir la derogación de la Reforma Laboral y recuperar nuestros derechos de negociación colectiva que nos han arrebatado.

Y segundo la exigencia de un Salario Mínimo Interprofesional de 1.200€ como indica la Carta Social Europea para elevar el nivel medio salarial de todos los trabajadores.

Estas dos medidas serán el primer paso para recuperar los salarios y los ingresos a la Seguridad Social. Para estar en mejores condiciones para luchar y obtener mejoras sociales. En realidad el mismo camino que desde los años sesenta hemos realizado cuando los pensionistas éramos jóvenes trabajadores.

Pensar en una reforma de la S.S. con las Reformas Laborales y de Pensiones impuestas y en activo significa sencillamente caer en un chantaje y obligarnos a una solución más o menos de acuerdo con las pretensiones patronales y de las entidades financieras encaminadas a la destrucción del actual sistema total o parcialmente en interés de sus intereses económicos.

• Un sistema contributivo fruto del trabajo, y de la lucha,  solidario y que se actualiza con el progreso social de toda la Clase Trabajadora. Una colectivización de una parte importante del PIB.

Tenemos un sistema de contributivo y de reparto. Significa que los ingresos para las pensiones provienen de las cotizaciones salariales actuales que contribuyen a una caja única de donde se pagan las pensiones.

La aportación del salario corresponde hasta un 30% del mismo ya que se compone de la parte directa de la nómina más la parte directa vía empresa, esas dos partes conforma el salario total del trabajador o coste laboral. Este porcentaje aproximado del 30% es una aportación directa del PIB al sistema de pensiones, ya que proviene directamente del fruto del trabajo, no es un impuesto como la patronal intenta introducir en todos sus foros, es salario, y bajar las cotizaciones significa bajar los salarios dinero que iría directamente a los bolsillos patronales, su discurso es un discurso interesado.

Las cotizaciones por todo el salario devengado es toda una conquista obrera arrancada a las arcas de la patronal y consiguió lucha a lucha para que todo el salario cotizara por su totalidad,  y no solamente lo que se consideraba como salario base hace pocas décadas (más o menos poco más que la mitad del salario).

No es tampoco un ahorro que produce intereses sino una caja contributiva que se actualiza con el aumento nominal de los salarios de los trabajadores en activo y que no está sujeto a especulaciones y comisiones como los sistemas de pensiones financieros o los fondos de empresa aunque tengan la titularidad de públicos.

Es un sistema de reparto solidario ya que  la caja única hace posible las prestaciones sean similares al salario devengado y que se actualicen en las aportaciones actualizadas de los trabajadores en activo, solo posible en un sistema contributivo ya que no depende de impuestos ni de aportaciones especiales solo de que por ley se legisle que los aumentos sean conformes al IPC real.

Es realidad las pensiones administran una caja colectivizada de una buena parte del PIB que la distribuye entre millones de todo tipo de pensionistas, siendo un soporte social insustituible como hemos podido comprobar durante estos años, jóvenes familias enteras han subsistido con las pensiones de los mayores.

En definitiva con solo las aportaciones del salario se ha creado todo un sistema de pensiones que administra una parte del PIB, en el 2017 más de 109.000 millones de ingresos record histórico a pesar de la disminución de salario de millones de trabajadores, una muestra más de la fortaleza de ingresos del Sistema Contributivo.

• Un sistema que no necesita impuestos finalistas para pagar las pensiones. La patronal los  reclama para reducir el salario vía cotizaciones. Los desajustes deben ser abordados por los PGE para solucionarlos no para perpetuarlos.

Los impuestos específicos para las pensiones es una alternativa de la patronal CEOE y CEPYME para bajar las cotizaciones, para ellos la petición de impuestos es complementaria a la petición de bajada de cotizaciones como ya lo han planteado públicamente y en los marcos de la Mesa de Negociación Colectiva y en el Pacto de Toledo.

La patronal reclama la bajada de cotizaciones porque sabe que ese dinero va directamente de la nómina del trabajador a sus bolsillos, representa para ellos un beneficio directo a cuenta de la parte de nuestro salario destinada a cubrirnos en caso de enfermedad o de la jubilación. Para ellos su solución son los impuestos cuando todos sabemos que son precisamente los que más tienen los que menos pagan.

Sabemos que los impuestos finalistas son un arma que el capitalismo utiliza para enfrentar a los asalariados y obreros con otros grupos sociales, cuando estos grupos deberían aspirar a tener una seguridad social equivalente a la trabajadora fruto de su colaboración al trabajo.

Los desajustes deben ser abordados en los PGE,  abordando temas específicos para financiarlos, como medidas de empleo, inserción en la S.S. de nuevos colectivos, desequilibrios coyunturales…, que en la actualidad se cargan a la cuenta de la Seguridad Social como las bonificaciones o las medidas de empleo de las que no existe ningún control de su efectividad con la consecuencia que solo supone una bajada de salarios en las cotizaciones en beneficio directo de la patronal, como está ampliamente documentado.

 La solución efectiva de la lucha obrera ha sido siempre mediante el salario y el trabajo que es por donde llegan las cotizaciones sociales, el estado solo debe administrar mediante los PGE los desajustes que se reproduzcan mediante aportaciones específicas para corregir los desajustes no para perpetuarlos o para fomentar el acceso de otros colectivos al sistema público o la mejora del Sistema.

• El Pacto de Toledo herramienta para la desmovilización de trabajadores y pensionistas y para liquidar el sistema público de pensiones a favor los fondos privados y de empresa.

El Pacto de Toledo se creó por el PP-PSOE para que la vida de los pensionistas, sus pensiones, no tuviese impacto político en las elecciones al Congreso, es decir que la vida de los pensionistas no fuese un motivo de división del bipartidismo en el Estado Capitalista, previa separación de las prestaciones asistenciales de la Seguridad Social.

En síntesis el llamado Pacto de Toledo, aunque acepta el sistema de reparto y el aspecto contributivo ha separando las fuentes contributivas para las pensiones fomentando los fondos individuales privados en manos de empresas y sistema financiero.

El Pacto de Toledo está siendo la herramienta más eficaz del capitalismo en España para llevar adelante las reformas de las pensiones en su interés de reducirlas y de privatizarlas, su carácter desmovilizador y su estructura completamente favorable a los intereses patronales y financieros ha facilitado que se haya introducido toda la base programática de todas las reformas llevadas a cabo por los sucesivos gobiernos y algunas con el consentimiento de CCOO-UGT, como por ejemplo en el tema de los fondos de pensiones por convenio por el interés de convertirse en comisionistas, rompiendo la caja única y aceptando la reforma de Zapatero en el 2011.

Es importante para los pensionistas denunciar el Pacto de Toledo,  no aceptar sus resoluciones, ni aceptar que nos represente.

Apostamos por la movilización de los pensionistas y por su plataforma reivindicativa para llegue clara y nítida al gobierno, al congreso y a toda la población, y también como única forma de que represente a todos  los pensionistas.

 

Asamblea Marea Pensionista Font de la Guatlla – Magòria.

9 de Septiembre del 2019


Texto en formato pdf.

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*