Iglesias se envuelve con el 155 y hace peligrar la campaña de los comunes. Septiembre 2019

¿Aceptación de suspender la autonomía y acabar la excepcionalidad y la represión?

El líder de Podemos afirma que si gobernara con el PSOE aceptaría suspender la autonomía, y luego matiza que hay que acabar con «la excepcionalidad y la represión»

En su lucha por no perder la batalla del relato con Pedro Sánchez, el viernes Pablo Iglesias metió los comunes en un buen problema. En el intento de combatir uno de los argumentos principales del líder del PSOE para rechazar el gobierno de coalición con Unidas Podemos -las divergencias sobre la manera de afrontar el caso catalán-, Iglesias llegó a decir viernes en una entrevista en Antena 3 que , en caso de compartir gobierno con Sánchez, «claramente» aceptaría la aplicación del 155 en Cataluña si el presidente español lo considerara necesario para responder a un hipotético choque con la Generalitat tras la sentencia. Una afirmación que era un misil en la línea de flotación de la campaña de En Común Podemos y que el mismo Iglesias acabó rectificando horas después a través de Twitter por considerar «inaceptable» la suspensión de la autonomía de Cataluña.

Para despejar las sospechas de deslealtad con el PSOE, Iglesias abrió un conflicto con sus socios catalanes. La afirmación inicial causó alarma entre las filas de los comunes, que por boca de Jaume Asens habían defendido las últimas semanas que su presencia en un gobierno de coalición servía como dique de contención de la represión contra Cataluña. Este argumento caía como un castillo de naipes tras la frase de Iglesias, y desborda, el sector anticapitalista de Cataluña en Común, pedía una rectificación. «Reclamamos a Cataluña en Común que se desmarque de estas declaraciones y que deje claro que ante un eventual 155 los hipotéticos ministros de nuestra organización abandonarían inmediatamente el gobierno», piaban en Twitter. Horas más tarde, Iglesias se retractaba con un comentario en las redes sociales en las que calificaba de «inaceptable» la aplicación del 155. «El conflicto se debe afrontar con diálogo y vías democráticas que acaben con la excepcionalidad y la represión. Lo hemos dicho siempre y lo volveremos a decir «, explicó el dirigente lila con la intención de cerrar la polémica.

¿Dejar a PSOE sin argumentos..?.

En este momento, a las puertas de una campaña electoral en la que uno de los objetivos de Podemos será dejar al PSOE sin argumentos para defender el no a la coalición, que le convenía más a Iglesias, no bajar del caballo o marcar perfil con Cataluña? En un tema tan delicado, con la incógnita de las consecuencias políticas de la sentencia del juicio del Proceso, el líder de Unidas Podemos optó por no evidenciar las diferencias que le separan del posicionamiento del PSOE. Fuentes cercanas a Iglesias admiten que seguramente no estuvo acertado, pero que optó por no decir lo que realmente piensa para no caer en el marco que plantean los socialistas. Una decisión que, al mismo tiempo, vuelve a demostrar que Cataluña no es una línea roja para Podemos, pese a que sus dirigentes, así como los de los comunes, insistan en que su capacidad de incidencia en un futuro gobierno español acerca una solución dialogada y democrática al conflicto.

¿Acatar la sentencia..?.

Fuentes de Cataluña en Común aseguraban este viernes que la formación no es partidaria del artículo 155. «Con nosotros en el gobierno no se aplicaría porque no abandonaríamos la vía del diálogo», apuntan desde la dirección de la formación, informa Mireia Esteban . De hecho, las mismas fuentes recuerdan que el partido lila llevó la suspensión de la autonomía en el Tribunal Constitucional. Otras voces del partido, sin embargo, se mostraron sorprendidas por las palabras de Iglesias. Aunque asumirían el liderazgo del PSOE en la respuesta al caso catalán, el líder de Podemos agregó que es preferible «no adelantar acontecimientos» y abrió la puerta a una condena menos dura. «Quizás serán PP y Cs quienes no querrán acatar la sentencia», opinó. Antes, Ada Colau había subrayado que la ciudadanía tiene derecho a protestar «pacíficamente» contra la resolución judicial.

Precisamente la jornada del viernes estuvo marcada nuevamente por las críticas a Sánchez, todas con un mismo denominador común: la posibilidad de perder el sueño por determinadas posiciones políticas. El líder del PSOE había afirmado el jueves por la noche en la Sexta que ni él ni «el 95% de los españoles podrían dormir» si Podemos estuviera al frente de determinados ministerios, como el de Hacienda. Le dio la razón el presidente del Círculo de Empresarios, John de Zulueta, que confirmó que dormirán más tranquilos sin Podemos al gobierno. Iglesias marcó el tono de la discusión que se vivirá entre su partido y el PSOE en la campaña electoral cuando acusó Sánchez de «mentir» en el momento que, según su versión, le prometió que habría un gobierno de coalición . «Mi error fue confiar en su palabra», respondió cuando le preguntaron si hacía autocrítica por el fracaso de las negociaciones. Además, recriminó a Sánchez que necesite «tener todo el poder para dormir bien».

Críticas de PP y Cs.

La portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá, negó que Sánchez miente y que se equivocara con la frase que pronunció el jueves, y señaló que, más allá de la literalidad, «todo el mundo sabe qué quería decir». Hay mojaron pan también PP y Cs, que coincidieron en criticar el supuesto pacto de los socialistas con Bildu en Navarra. Pablo Casado admitió que no podría dormir tranquilo si tuviera la izquierda abertzale como «socia», mientras que el partido naranja dirigir la pregunta a María Chivite, la presidenta navarra. Cataluña y el insomnio, en campaña.

elDiario.es 9-2019

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*