El grupo de expertos de Foment sugieren subir el Salario Mínimo y crear una Renta Básica.

  • La patronal propone subir el Salario Mínimo ante el malestar social y la necesidad de potenger el tejido productivo.
  • Implantar una Renta Básica, otra receta para impulsar un “crecimiento inclusivo”.

Nuestro balance: Marea Pensionista de Magória.

No es la primera vez que la patronal catalana, sobre todo la vinculada al desarrollo industrial y tecnológico aboga por el aumento del salario mínimo. Ya en el 2015 entidades como ESADE abogaban por lo mismo. Nuestra asamblea, en ese momento, se hizo eco de la reclamación de la subida del salario mínimo al menos en la cantidad de lo que determina la Carta Europea, subir los salarios es la clave para la subida de las cotizaciones clave para nuestro Sistema de Pensiones.

El SMI.

Desde el siglo XIX los trabajadores sabemos que la lucha sindical, la lucha por el salario, corrige la tendencia de la patronal a bajar los salarios a nivel de subsistencia para obtener beneficio, es decir pagar lo mínimo para reproduccir la fuerza del trabajo. Pero la lucha por el salario tiene también otro efecto correctivo del capitalismo y es que le obliga a desarrollar las fuerzas productivas para subir la productivad de las empresas y  el beneficio, y por último ayuda a que las empresas más desarrolladas desplacen a las menos desarrolladas. En su conjunto el sistema productivo y la vida de los trabajadores mejora con la lucha sindical al obligar a los empresarios a desarrollar los medios de producción.

Esta situación se ha roto completamente con la Reforma Laboral al poder descorgarse las empresas de los salarios del convenio de ramo que nivelaba el mecanismo salario-productividad a nivel de ramo o de territorio y que permitía un avance salarial del conjunto de los trabajadores, ahora los beneficios se obtienen bajando el salario o subiendo la precariedad poniendo en crisis la productividad de las empresas más tecnificadas y al conjunto de tejido productivo, ahora un sector de la patronal se queja y pide al gobierno medidas.

La patronal de Fomento de Trabajo  no pretende ceder en la Reforma Laboral, activar las luchas de los trabajadores no le interesa, pero manifiesta inquietud ante la posibilidad de revueltas ante la precaridad y falta de derechos sindicales y necesita buscar una la fórmula para obtener lo que le interesa de la mano del Estado subiendo los salarios mínimos es decir que sea el Estado el que regule los salarios como contención de las luchas obreras y mantener las reformas laborales.

Si nos fijamos la lucha por el SMI es nueva ya que la lucha de los trabajadores ha consistido durante década por estar por encima del humbral de la pobreza que es lo que representa el SMI, nuestra lucha estaba en progresar haciendo un reparto de la riqueza del trabajo para ello durante décadas los trabajadores luchabamos por la subida salarial en la empresa y exportábamos las subidas a los ramos y a los territorios, subiendo de esa manera el poder adquisitivo del conjunto de los trabajadores. Ahora con la perdida de derechos y la precaeriedad estamos envueltos en reivindicaciones que nos mantienen en la pobreza o en su umbral, y eso se nos vende como un exito.

Para nosotros la lucha por el SMI de 1200€ hay que llevarla acabo como un primer paso contra la precariedad pero no se puede separar de echar abajo la Reforma Laboral que es lo realmente necesario ya que nos permitirá el marco de libertad necesario para poder salir de la pobreza y la precariedad.

En realidad ahora la patronal está interesada en controlar la ‘inseguridad’ que crea la Reforma Laboral mediante una acción del Estado como moderador de los salarios en contrapeso a la lucha sindical.

La Renta Básica.

Es sorprendente que apuesten por una renta básica y lo defiendan como la necesidad de un «crecimiento económico inclusivo». En realidad lo plantean como un mecanismo que sustituya a la prestación por desempleo, en este caso con caracter indefinido y que al mismo tiempo sea complementaria al salario. Este es el truco de la propuesta de Fomento de Trabajo que el Estado pague parte del salario, en el artículo no queda clarmente reflejado pero en otras declaraciones Sanchéz Llibre ya se ha manifestado en ese sentido.

La idea es sencilla que el estado pague sus beneficios complementando el salario pagando una Renta Básica de subsistencia para mantener el desempleo y matener a la clase trabajadora adormecida al tener que adaptarse a una vida miserable. También es curioso que no propongan bajar las cotizaciones sociales como hacen sus colegas de la CEOE seguramente porque Fomento está más cerca los Presupuestos Generales del Estado y porque realmente les afecta la inestabilidad laboral.

Está claro que cuando le preguntan quien va a pagar los impuestos necesarios para mantenere esta Renta Básica no quiere contestar ya que por supuesto ellos no. En realidad ese es el problema de todas las alternativas que no salen de los intereses de la clase trabajadora es tambien el problema de las plataformas de partidos que se dicen progresistas y que defienden este tipo de alternativas: quien las pagas y quien realmente se beneficia.  Las soluciones que no salen del salario o la reducción de las horas de trabajo son muy fácilmente absorvidas por la patronal, solo la lucha obrera puede repartir el beneficio del trabajo con la lucha sindical, solo con impuestos, si hay suelte, nos quedamos en el umbral de la probreza.

La lucha de la clase trabajadora: Salarios y prestación indefinida por desempleo.

La clase trabajadora tiene toda una tradicción de lucha sindical respecto al salario y al desempleo que es inerente al capitalismo y sus crisis: Subir los salarios y reducir las horas de trabajo como medida para repartir los aumentos de productividad por los avances tecnológico.

Por otro lado exigir una prestación por desempleo indefinido y equivalente al salario para obligar la tendencia del capitalismo a crear una situacion ficticia de demanda de empleo para rebajar las salarios.

Los salarios bajan y la productividad sube el truco de la Patronal de Fomento.

En el diagrama vemos claramente que mientras los salarios han descendido en casi una década la productividad ha aumentado en 6,5 puntos, productividad que hay que acumular en los beneficios empresariales al de la bajada de salarios, una doble explotación.ç

Si nos fijamos vemos que este efecto de crecimiento de productividad ha retrocedido en el 2018 como tamtién retrocedió en el 2014 con el primer aviso de que el sistema no funcionaba y pretenden solucionarlo a su modo, que se pague con la RB una parte del salario,  ya que ven que la precariedad de los trabajadores tambiñen representa una precariedad en el sistema productivo aunque de momento obtengan beneficios con la bajada de salarios. Volvemos a reperir buscan soluciones a su modo que el Estado pague, con seguridad con más recortes sociales e impuestos que no van a pagar ellos. Propio de una patronal como la de Fomento que básicamente muy bien avenida con los Presupuestos Generales del Estado.

Para nosotros es un motivo más para centrar la lucha en la derogación de la Reforma Laboral para poder luchar también por la parte de la productividad que nos corresponde, para salir del umbral de la pobreza y decirle a al patronal que la paz de social que reivindica no es de recibo ya que lo que no propone es la espada de democles de TRABAJADORES POBRES – PENSIONISTAS MÍSEROS.

Paco Gómez de la Calle
Marea Pensionista Font de la Guatlla – Magória.

 



Lo que proponen los oligarcas de Fomento según la Vanguardia.

Sánchez Llibre, entre la cineasta Rosa Vergès y Jordi Alberich, miembros del think tank (Jordi Bataller / ACN)

Enlace original del artículo en La Vanguardia
 
 

Subir el SMI e implantar una Renta Básica para que pague el Estado: El objetivo.

El Instituto de Estudios Estratégicos de Foment, el llamado think tank o laboratorio de ideas de la patronal, propuso este lunes subir el salario mínimo y explorar las posibilidades de implantar una renta básica con objeto de favorecer un “crecimiento económico inclusivo”.  Son dos de las recetas contenidas en el primer documento elaborado por este grupo de expertos, que abogan “por un nuevo pacto social ante los retos del capitalismo y la democracia”.

Es un documento que pretende abrir un debate en el ámbito español y europeo para evitar estallidos de “malestar social, que ya no sólo arrastran a las clases más desfavorecidas, sino a amplios sectores de la clase media”, según destacó Jordi Alberich, vicepresidente ejecutivo del instituto y coordinador de los trabajos”. “Se trata de poner las luces largas. Aunque en las calles de Catalunya y del resto del Estado no hemos visto por el momento esos estallidos de malestar, debemos analizar por qué en Chile una protesta por una subida del transporte público del 4% acaba con 20 muertos y con el presidente pidiendo perdón”, precisó Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment y también del instituto.

 

El objetivo de esta reflexión, apuntó Alberich, es conseguir “hacer de la revolución tecnológica y de la globalización un generador de riqueza que se traslade a todos los ciudadanos y no conduzca a una fractura social y a un deterioro de la política tradicional tal como viene sucediendo de manera generalizada en el mundo occidental”.

“Lo importante es que una patronal como Foment esté liderando estos debates, luego ya buscaremos soluciones a medio y largo plazo”, destacó Sánchez Llibre, que evitó poner números a cuál debería ser la subida del salario mínimo ni a cómo podría financiarse la renta mínima. No obstante, tal y como se recordó este lunes, Sánchez Llibre ya apoyó en su día la última subida del salario mínimo, desmarcándose de los planteamientos alarmistas de la CEOE y de otras instituciones, y que este mismo fin de semana ha criticado el Partido Popular. “El debate sobre el salario mínimo no debería ser una herramienta de uso político”, apuntó Rosa Nonell, profesora de la UB.

Miedo a las movilizaciones: Alerta

“La desigualdad, la precariedad y los salarios bajos son un factor de inestabilidad”

“Hay que experimentar”, insistió Alberich, que subrayó que “la desigualdad, la excesiva precariedad de los puestos de trabajo y los salarios bajos son un factor de inestabilidad y pueden poner en riesgo el crecimiento económico”. Y enfatizó que “China no es precisamente el crecimiento más productivo”.

El documento recoge algunos datos sobre el aumento de la desigualdad que ha provocado la última crisis y destaca que, pese a que se está mejorando, los riesgos de malestar social siguen siendo altos. “Los jóvenes tienen hoy un elevado nivel de paro, condiciones laborales precarias y sin poder de negociación ante los empleadores”, afirma el documento.

Además, recuerda que Europa vivió sus mejores años después de la Segunda Guerra Mundial y hasta el estallido de la gran crisis del 2007. Y una de las claves, prosigue, fue “un gran pacto social facilitado por la política de acuerdos entre socialdemocracia y democracia cristiana, que a su vez facilitaba el compromiso mutuo entre sindicatos y patronales”.

Miedo al cambio político: Llamamiento

“Necesitamos un nuevo pacto social por la globalización y la revolución tecnológica”

Pero con la crisis este pacto se desvanece, y “la fractura social” se extiende, con más o menos intensidad por Occidente, “poniendo en duda el ascensor social que tan excelente resultado había proporcionado durante décadas”. Y el malestar social –añade el documento– “se manifiesta en discursos populistas”.

Para hacerle frente, propone dos ámbitos de actuación: el político y el empresarial. “La mayoría de los empresarios quieren cohesión social”, afirmó Sánchez Llibre, mientras que Alberich insistió que “el foco de las grandes corporaciones no puede estar sólo en satisfacer a sus accionistas, sino también a sus empleados y sus clientes, y además colaborar en la sostenibilidad”.

 

Imagen de una terraza : la hostelería ha destacado por sus salarios bajos
Imagen de una terraza : la hostelería se destaca por sus salarios bajos (Ana Jiménez)

Otra de las propuestas es fomentar nuevas iniciativas de colaboración público privada, en ámbitos como la educación y la formación de los jóvenes. Además, aboga por una armonización fiscal que permita “favorecer el consumo y la demanda interna, estimular la industria e impulsar el emprendimiento”.

“Los problemas son complejos y requieren una solución global. Europa debe hablar con una única voz y adquirir mayor protagonismo”, concluyó Jordi Alberich.

El grupo de expertos alaba las última iniciativas europeas contra los monopolios y anuncia que su próximo trabajo versará “sobre la utilización de datos, la intromisión en la privacidad de las personas y el comercio con la misma”, según Jordi Casas, otro de los miembros del think tank .

 

Nota: Las frases en rojo en los titulares son añadidos nuestros.

Print Friendly, PDF & Email

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*