El decreto digital también en tu contra

Coordinadora d’Informàtica de la CGT

El pasado 27 de noviembre el congreso de los diputados dio un amplio apoyo al Real Decreto Ley 14/2019, de 31 de octubre por el que el gobierno, éste, el siguiente o el que venga, podrá intervenir con «carácter excepcional y transitorio» redes y servicios de comunicaciones electrónicas. Las comillas son nuestras porque esta ley tiene mucha teca, un despropósito tras otro desde la primera hasta la última línea, un contenido con tintes de dictadura orwelliana. Y quien le ha dado el carácter de excepcional? Pues el mismo gobierno.

Este decreto es una revisión 2.0 de las Leyes Mordaza que promovió el gobierno de Mariano Rajoy, el cual significaba otra vuelta de tuerca a la Ley Sinde aprobada durante el último gobierno de Rodríguez Zapatero. En el fondo todas van en la misma línea: el gobierno de turno ha cansado de tener que pedir permiso a un juez para hacer algo ilegal y que el juez lo envíe a paseo. Para evitar esto optan por legislar; quitan al juez de la ecuación y hacen lo que antes no les dejaban. La ley Sinde les permite cerrar páginas de «piratería» aunque no haya ánimo de lucro, con las Leyes Mordaza ilegalizan el derecho básico a la protesta no violenta y ahora, con el decreto digital, podrán cerrar webs que contengan información de disidentes, de sindicatos, de colectivos por los derechos sociales, de colectivos por los derechos de las personas migrantes, etc.

Con este decreto el gobierno podrá cortar redes y comunicaciones (no sólo internet) cuando determine, a su discreción, que existe una amenaza para el orden público o cuando se estime que puedan crear graves problemas económicos a otros proveedores o usuarios de redes o servicios de comunicación. En el caso de los cortes de redes de comunicaciones, hay que tener en cuenta el nivel de complejidad y la gran cantidad de información que se obtiene de estas redes, lo que posibilitaría actuaciones muy concretas, como cortar la conectividad a un número de teléfono determinado oa todos los teléfonos que estuvieran localizados en un área, por ejemplo en la Puerta del Sol de Madrid el 15 de mayo de 2011. Este articulado no sólo afecta a la «República Digital Catalana», cabe mucha más gente; en este redactado hay cabezas ti, seas quien seas.

Algunos ejemplos de afectaciones podrían ser los siguientes. Cuando una sección sindical, una asamblea de trabajadores y trabajadoras o un comité esté promoviendo una huelga por motivos laborales en una empresa, especialmente en alguna pública como pueda ser RENFE, ADIF, Enai o en alguna privada, como pueda ser cualquier teleco, donde el servicio de la que se considera «importante», el gobierno podrá ordenar el cierre de la web e incluso el cierre de las comunicaciones en una zona determinada, que podría ser el que se encuentre el sindicato convocante.

Cuando un colectivo esté preparando una huelga general, como el movimiento 8M, el gobierno podrá cerrarles las páginas web.

Cuando un grupo ecologista esté preparando una movilización frente a una central eléctrica de carbón o nuclear, el gobierno podrá cerrarles la página web y cortar las comunicaciones en la zona en cuestión.
Cuando se produzca una movilización, la que sea, el gobierno podrá cortar la conectividad con Telegram, WhatsApp, como han hecho gobiernos tan «democráticos» como el turco, el chino o el ucraniano.
Y entonces habrá que denunciar al estado ante un juez, e ir a juicio, y esperar. Esperar mucho. Y aunque después el juez te dé la razón, el daño ya estará hecho. La huelga habrá sido un fracaso, se desmovilizado el colectivo, se habrán desvanecido las fuerzas y un juez dirá que tenías razón y que el gobierno no tenía derecho a cerrar tu web.

Por este motivo es importante que la información se difunda. Más allá de que organizaciones judiciales denuncien este real decreto por inconstitucional, debemos difundir en nuestros entornos qué implicaciones tiene esta ley. En el trabajo, entre tus amistades, a la familia. Es importante que esta ley te afecta, quieras o no, tanto como te afectan las Leyes Mordaza.

 

Enlace directo al artículo original.

El decret digital també va en contra teva

Print Friendly, PDF & Email