Ante la agitación del fantasma de la Caja Única.

  • Ante la forma malintencionada en que se está utilizando el término Caja Única de Seguridad Social, sobre todo para descalificar o desacreditar con efectos desmovilizadores y de división, la importantísima lucha de sindicatos diversos, pensionistas y trabajadores en Euzkadi, conviene hacer alguna puntualización para identificar y poner en su sitio aquello de lo que estamos hablando.

15/01/2020 : Antonio Castán

Ante la forma malintencionada en que se está utilizando el término Caja Única de Seguridad Social, sobre todo para descalificar o desacreditar con efectos desmovilizadores y de división, la importantísima lucha de sindicatos diversos, pensionistas y trabajadores en Euzkadi, conviene hacer alguna puntualización para identificar y poner en su sitio aquello de lo que estamos hablando.

Primero decir por constatación que nunca hubo una caja única de las pensiones de la SS, Segundo recordar que la caja única de todo el sistema de la SS hace décadas que no existe, la rompió el PT. Cuando sindicatos,  partidos, tertulianos o comisiones de expertos nos hablan de caja única de la SS sencillamente están hablando de algo que no existe, pura verborrea del discurso del burócrata. Las cuentas y cajas que quedan en el sistema son diversas e insolidarias.

Lo que se creó en 1978 fue la Tesorería General de la SS que bajo el principio de solidaridad y caja única centralizaba y unificaba todos los recursos de la SS, recursos que luego se destinaban sin tener en cuenta su origen a las diferentes prestaciones, podían ser el desempleo en los primeros años de instituirse la prestación, prestaciones sanitarias en la primera década, los complementos a mínimos de las pensiones, las pensiones no contributivas a partir de su creación etc. Como hemos dicho esa no era una caja única para las pensiones sino para todo el sistema de recaudación, ingresos, prestaciones y gastos del sistema de la SS.

Se puede decir que el RG  era solidario a través de la caja única de la SS porque generaba abundantes excedentes que se conocen vía datos de administración y no porque tuvieran una cuenta aparte. La TGSS era el ente gestor que centralizaba y canalizaba recaudación ingresos y gastos sin etiquetar su procedencia específica

Este sistema solidario y de reparto intergeneracional veremos que era muy lógico y racional si lo conectamos con lo que decía el Texto refundido de la Ley General de SS respecto a la financiación  de la SS que era lo siguiente: los recursos para la financiación serán:

  1. Las aportaciones progresivas del estado que se consignaran en los PGE y los que se precisen acordar por exigencias de la coyuntura.
  2. Las cuotas y cotizaciones sociales.
  3. Con los recargos y sanciones.
  4. Los frutos del patrimonio.
  5. Otros

Quedaba clara la premisa de que el estado garantizaba totalmente y en primer término la financiación del sistema.

La estafa viene con el Pacto de Toledo cuando nos cuelan el falso discurso de que en el futuro no se podrán pagar las pensiones. Mediante la ley 24/1997 art. 1 dan nueva redacción al art. concordante de la LGSS desapareciendo toda referencia a la responsabilidad del estado y a los PGE para en su sustitución decir “las prestaciones contributivas se financiaran básicamente con las cotizaciones sociales y en su caso con los recursos que se acuerden para atenciones específicas”

Fue justo en ese momento cuando rompieron y desapareció de forma insolidaria la caja única de la seguridad social al establecer por ley la separación de los ingresos y gastos por pensiones de lo  que hasta entonces había sido la caja única creada en 1978. En ningún caso puede sostener que con la nueva forma de financiación y el fondo de reserva se creaba una caja única de las pensiones porque a la insolidaridad de romper la caja única del sistema se añadió separarde forma también insolidaria las pensiones no contributivas. Estamos eso si en un sistema de reparto al que le quedo poco de solidario y nada de caja única.

La estafa que nos hace el poder económico y político a través del Pacto de Toledo  es de traca porque durante los 40 años anteriores a la ruptura de la caja única o la separación de fuentes, el régimen general habría aportado a la caja única de la SS unos excedentes que  actualizados por el actuario sumarían más de medio BILLON de euros, sin embargo  lo que nos dicen los trileros del Pacto de Toledo es “santa ritarita lo que se da no se quita” gracias por aportar durante décadas los excedentes al fondo común pero ahora que vienen peores tiempos os hacéis los pensionistas una hucha fuera de la caja única de la SS que el gobierno ya la dilapidará.

Puede que este por debatir en los movimientos sociales, la conveniencia de abolir el fondo de reserva y recuperar la caja única de hace 25 años, eso si, después de conseguir que el estado vuelva a garantizar totalmente y en primer término la financiación de las pensiones y de ser así añadirlo a las reivindicaciones, lo que no se puede hacer es hablar de algo  como si fuera real cuando  es ficción.

No tiene sentido que portavoces  de la marea reivindiquen la caja única que no existe para dudar de la solidaridad de los pensionistas y organizaciones de otros territorios, que han sido vanguardia y ejemplo de nuestra lucha, cuando en nuestra tercera asamblea se aprobó recuperar el fondo de reserva de la SS, siendo precisamente la creación del fondo de reserva  lo que acabó con la caja única.

En conclusión, que matemáticamente no existe ni caja única, ni caja solidaria, ni caja de las pensiones. NO SE PUEDE ACUSAR A NADIE DE ROMPER LO QUE NO EXISTE y aún menos debería utilizarse como arma arrojadiza  para restar o dividir.

 

Print Friendly, PDF & Email