Apuntes sobre el Pacto de Toledo Febrero 2020.

Hace justo un año febrero de 2019 se suspendieron las reuniones del Pacto de Toledo, porque algunos de sus componentes no estaban de acuerdo con algunas recomendaciones y porque las consideraban muy perjudiciales para la clase trabajadora y pensionista.

Este martes pasado se han vuelto a reunir y lo primero que dicen es que se van a retomar los acuerdos anteriores del año 2016 y 2019, desde donde lo dejaron. Según lo que han podido ver en las noticias, todos los grupos parlamentarios están de acuerdo en los consensos alcanzados como por ejemplo la subida garantizada por ley a todas las pensiones, seguir manteniendo la jubilación hasta los 67 años, etc….

Las sugerencias de inicio en el Pacto de Toledo.

La Comisión del Pacto de Toledo reanudó sus trabajos el pasado martes 18 de Febrero bajo un clima de consenso y con la intención de partir de los trabajos ya iniciados en la XII Legislatura, lo que incluye la recomendación de revalorizar las pensiones conforme al índice de precios de consumo (IPC) real.

Lo que no se plantean siquiera:

  • No contemplan subir más las pensiones más bajas y no contributivas.
  • No se acercan a la pensión mínima de 1.080 euros., en realidad ni se lo plantean.
  • No se aborda el trabajo doméstico.

Lo que se plantean:

  • El estudio de aplicar todos los años de vida laboral significa que las pensiones bajaran de forma significativa.
  • Las pensiones por viudedad no puden estar subordinadas al ingreso de la unidad vivencial. Solo parece que les interesa es abatar las pensiones de viudedad.
  • Tampoco está claro que significa exactamente el concepto ‘conforme’ o el que se utilizaba en la anterior comisión de ‘referencia’ que fué una de las razones de la ruptura.
  • Se olvidan hasta de la derogación de las Reformas de Pensiones y Labrorales, ni la de Zapatero ni tan siquiera la de Zapatero.
  • Seguir manteniendo la jubilación hasta los 67 años.

El Pacto de Toledo.

  • Un pacto con el consenso de la derecha en el Congreso.
  • Un pacto que después de ser pactado con la derecha en el Congreso tiene que pasar por el veto o la definición de lo que se va a reformar concretamente de la Patronal.

La necesidad de movilizarse.

No se puede tener confianza en una negociación creada para que la derecha y la patronal puedan vetar o decidir.

La movilización tiene que mantenerse y extendense contra los intereses patronales y financieros.

El Pacto de Toledo y su implicación del Gobierno ‘progresista’ en su puesta en marcha frena que el gobierno pueda legislar contra los recortes y los retrocesos, en un Pacto de Toledo diseñado desde su inicio en el 1995 a convertir el Sistema Público y Contributivo de Reparto en un sistema de beneficiencia o subsistencia.

 
 
 
Print Friendly, PDF & Email