LA CAJA ÚNICA DE LA SS. Nacimiento, concepto y praxis.

LA CAJA ÚNICA DE LA SS

Marzo de 2020 A. Castan

Nacimiento, concepto y práxis de la Caja Única.

Hasta el año 1978 la SS viene atomizada en alrededor de una veintena de Mutualidades laborales correspondientes a diferentes ramas o sectores de producción, la gestión de la SS recaía sobre el Instituto Nacional de Previsión y las diversas mutualidades.

En 1974 se promulga el Decreto 2065/74 con el texto refundido de la nueva LGSS que tiene la vocación y el propósito de unificar el sistema.

Por RDL 36/1978 se elimina el INP y todas las mutualidades iniciándose la gestión exclusiva de la SS. Ni que decir tiene que hasta aquí no existía la llamada caja única. En este mismo año y para la nueva gestión de la SS se crean entidades gestoras con personalidad jurídica propia como el INSALUD, el INSS, el INEM o el INSERSO.

Por RDL 2318/1978 se crea la Tesorería General de la Seguridad Social ente gestor con personalidad jurídica propia a la que se encarga la recaudación de todos los recursos del sistema y responder a todos los gastos del mismo bajo el principio de caja única y deberá hacerlo como ente gestor de servicios comunes a los otros entes gestores del sistema. Aquí y en este momento cobra vida por primera vez la caja única de la SS así como los principios de solidaridad financiera y sistema de reparto.

La TGSS por medio de la caja única de la SS ingresa todos los recursos del sistema y provee los diferentes gastos desde el fondo común de la misma. El sistema es solidario y de reparto entre los diferentes regímenes de la SS (trabajadores por cuenta ajena, autónomos, agrario, empleadas de hogar y un sinfín de regímenes especiales) entre todas las contingencias protegidas (Jubilación, invalidez, Incapacidad laboral, muerte y supervivencia etc.) entre diferentes generaciones ya que los trabajadores en activo aportan liquidez inmediata al sistema de pensiones, también entre cotizaciones contributivas y prestaciones no contributivas.

Cada año se conocen los porcentajes de la cotización de los trabajadores que van destinados a una contingencia o a otra, por tanto, la TGSS sabe el origen de los ingresos de los diferentes regímenes por cada contingencia de forma contable a efectos de gestión, pero una vez entra la recaudación en la caja única se difumina el origen desglosado del ingreso pasando a formar parte del fondo común, que deberá cubrir los gastos de pagar las prestaciones de las diferentes contingencias protegidas en forma de reparto, de igual forma contable se saben los gastos por contingencias o por regímenes de SS pero la caja única y el sistema solidario de reparto rompe como caja común todo hilo conductor limitativo particular entre recaudación y pago de prestaciones.

Se conoce que el régimen general de trabajadores por cuenta ajena aportaba históricamente excedentes cuantiosos, mientras que otros como el régimen agrario o el de empleados de hogar o el de autónomos eran tradicionalmente deficitarios pero a los únicos efectos de información y gestión administrativa. Lógicamente hay requisitos para acceder a las prestaciones y normas de proporcionalidad entre periodos, bases de cotización y cuantías a percibir en cada caso y prestación, pero todas las pensiones superan las que resultarían de un sistema de capitalización con lo cual todos los trabajadores incluidos en el sistema solidario salimos beneficiados, en proporción más elevada aquellos que sólo alcanzan pensiones mínimas y no contributivas, cumpliéndose así la finalidad de que el sistema de reparto y caja única contribuya a la redistribución de la renta tan necesaria para paliar la desigualdad.

Teníamos pues un modelo de reparto, redistributivo y financieramente solidario, con independencia de sus importantes déficits a reivindicar, como pensiones mínimas insuficientes o brecha de genero a combatir.
Naturalmente tal sistema debía sostenerse y se sostenía sobre una base sólida de responsabilidad del estado y de seguridad jurídica que venía reflejado en art. 51 del texto refundido de la LGSS, D 2065/1974 que rezaba así:

Los recursos para la financiación del sistema serán:

1- Las aportaciones progresivas del estado que se consignaran en los PGE Y las que se acuerden para atenciones especiales o resulten precisas por exigencias de la coyuntura.
2- Las cotizaciones de las personas obligadas
3- Frutos y rentas del patrimonio
4- Cualesquiera otros ingresos.

Esta norma quedaría reforzada por la constitución de 1978 cuando en su art. 50 estableció: Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad.

Los principales caracteres apuntados hasta aquí y su praxis, respaldados por la seguridad jurídica entroncada en la responsabilidad exclusiva y única del estado, configuraron desde los años 70 un sistema público de pensiones de reparto, redistributivo y financieramente solidario bajo el principio de caja única.

El cambio de modelo y el final de la Caja Única: Pacto de Toledo.

El PT rompe el modelo público de pensiones para establecer una doble pata de pensiones privadas y concreta la liquidación de la caja única de SS cuando en 1997 deroga el art de la LGSS concordante con el mencionado anteriormente. A partir de aquí la LGSS dirá que “la financiación del sistema de pensiones se nutrirá básicamente de las cotizaciones sociales”, exonerando al estado de su responsabilidad exclusiva y principal en la financiación de las pensiones, lo que se ha dulcificado con el nombre de separación de fuentes pero que no es otra que el cambio de modelo y la ruptura de la caja única, ya que a partir de ese momento las pensiones contributivas tendrán una caja propia, separada de los restos de la anterior caja única de todo el sistema e insolidaria con el conjunto de prestaciones de la SS.

La parte del salario destinada al plan de pensiones privado de empleo no cotiza a la SS, salario que no cotiza en beneficio de la patronal y en detrimento de la caja única.
El destino de recursos fiscales a los planes privados retrae recursos del refuerzo del sistema público de pensiones.
Ni siquiera se puede decir que exista una caja única de las pensiones ya que la separación de fuentes ha dejado en cajas diferentes las pensiones no contributivas de las pensiones contributivas.

A partir de ese momento todas las medidas de desarrollo del Pacto de Toledo (PT) han sido contrarias al concepto de la caja única ya destrozada, así por ejemplo empezaron legislando que la parte del salario destinada al plan de pensiones privado de empleo no cotizaría a la SS con lo cual restaban ingresos de cotizaciones al sistema público para estimular la vertiente privada de forma que además de profundizar en la ruptura de la caja única se entraba en el expolio de la propia hucha de las pensiones.

Igual de significativo y de ruptura de la unidad del sistema de la SS es que el gobierno dedique recursos fiscales a estimular planes de pensiones privados en vez de reforzar el sistema público.

Ni siquiera se puede decir que exista una caja única de las pensiones ya que la separación de fuentes ha dejado en cajas diferentes las pensiones no contributivas de las pensiones contributivas.

En definitiva que desde que comenzó a caminar el PT la caja única no existe y el sistema de reparto, redistributivo, basado en la solidaridad financiera del sistema está amputado en la UVI con la bota de los poderes financieros, los partidos liberales y el Pacto de Toledo pisando los tubos de asistencia respiratoria.

Con la separación de fuentes el poder económico y político a través del PT rompía la caja única y consumaba una estafa de trileros al sistema público de pensiones.

Durante muchas décadas hasta la ruptura de la caja única o la separación de fuentes, el régimen general de trabajadores por cuenta ajena habría aportado a la SS unos excedentes cuantiosos que analizados por el actuario sumarían varios cientos de miles de millones de euros, sin embargo lo que nos dicen los trileros del PT es “santa rita rita lo que se da no se quita” gracias por aportar durante décadas los excedentes al fondo común de la SS pero ahora que vienen peores tiempos os hacéis los pensionistas una hucha fuera de la caja única de la SS que el gobierno ya la dilapidará.

El fantasma de la Caja única.

Muerta la caja única sólo quedan los partidos políticos, gobiernos y organizaciones sindicales dispuestas a agitar el fantasma demagógicamente para tapar sus vergüenzas o para sacar rédito político de sus mentiras.

PP-Cs-VOX.

En primer lugar están los falsarios de la derecha más rancia PP-Cs-VOX con los gobiernos de Aznar y Rajoy de ejecutores en la destrucción de la caja única y el saqueo a la hucha de pensiones. Ellos apuestan sin rodeos por el desmantelamiento del sistema público y la privatización de las pensiones, al fin y al cabo esas son las órdenes del capital financiero al que se deben. Utilizan el término caja única sabiendo que no existe y adulterando la naturaleza del concepto original para darle connotaciones de españolidad y unionismo patriótico, Goebels en estado puro.

PSOE

En el rellano de más abajo por sus formas más civilizadas, aunque no por su responsabilidad en la liquidación de la caja única y sus recortes al sistema público de pensiones, estaría el PSOE que también evoca la caja única inexistente de forma demagógica como si salvaran el sistema que en realidad están destruyendo, no falta en sus argumentos la caja única como unionismo de los españoles para no ser menos patriotas.

PDCAT y PNB

PDCAT y PNB como partidos de derecha liberal, defienden los mismos intereses económicos que todos los anteriores así que ya les va bien el cambio de modelo que también ellos impulsan y la desaparición de la caja única que desde luego no piensan resucitar.

Los sindicatos mayoritarios.

Capítulo especial merecen los sindicatos mayoritarios firmantes de los acuerdos del PT. Se supone que representan a una minoría mayoritaria de trabajadores y aunque no se distingan por su sindicalismo de clase deberían aportar una dosis mayor de transparencia en sus actos, pero cuando en la toma de decisiones se mezclan intereses de todos los trabajadores con intereses exclusivos de las Organizaciones la transparencia se complica.

Son sindicatos que pocos años antes del PT protagonizaron huelgas enfrentándose a recortes mucho menores de los que acababan de pactar en el PT, necesitaban aceptar y contribuir a propagar el relato del apocalipsis del sistema de pensiones creado por el capital para aparecer después como salvadores del futuro de las pensiones en aplicación del mal menor, ello implicaba presentarse como defensores del sistema público de pensiones aunque hubieran aceptado el nuevo modelo hacia la privatización, implicaba gesticular en defensa del sistema de reparto que ellos mismos acababan de enviar a la UCI, estaban obligados a teatralizar la defensa de la caja única de la SS que acababan de romper con sus acuerdos en el PT. Suma y sigue, de espaldas al espejo andan en su espiral propagandística de donde no piensan salir ni darse la vuelta para no verse a sí mismos frente a la verdad que de sobras conocen.

El Movimiento Pensionista.

Capítulo aparte merece también cierta confusión general sobre la caja única de la SS que se palpa en las mareas de pensionistas, seguramente por cierto desconocimiento de la realidad, sobre todo porque la inmediatez no ha dejado tiempo al debate que la importancia del tema requería, también por la influencia del entorno. No hace mucho en un comunicado de COESPE se decía que había que fortalecer la hucha de las pensiones y en otros se habla de defender la caja única de la SS, pero la caja única ni existe ni se la espera y fortalecer la hucha de las pensiones va totalmente en contra del principio de caja única así que las contradicciones no pueden ser más antagónicas y exigen una reflexión.

La huelga de enero en el país vasco dio paso a manifestaciones esperpénticas acusándoles de insolidarios y de querer romper la inexistente caja única de las pensiones, errores que restan en vez de sumar, que dividen en vez de unir, por eso debemos ahuyentar los fantasmas, ahora toca desenmascarar por extinta a la caja única.

GOBIERNE QUIEN GOBIERNE LAS PENSIONES SE DEFIENDEN.

Marzo de 2020 A. Castan

Print Friendly, PDF & Email