Apoyo a la Huelga General de Italia en el país Vasco, solo ‘enfado’y poca cosa más.

Notas preliminares de Paco Gómez de la Calle

  • Los sindicatos vascos ELA, LAB, Esk, STEILAS, Etxalde e HIRU convocaron una movilización el viernes, 27 de marzo. La consigna del llamamiento parece un intento de inconcreción reivindicativa:  Haserre gaude”. “Los y las trabajadoras estamos enfadadas”. Así y todo la oligarquía vasca y todo el Estado Español ya se han puesto a temblar, quizás porque durante los días anteriores han habido plantes, más o menos expontaneos en distintas fábricas de Euskadi y Navarra y cundió el miedo de que una epidemia obrera se pudiese extender como ocurrió en Italia.
  • Aún así y apesar del comentario crítico que me he permitido hay que reconocer que al menos los sindicatos vascos impulsado por la mayoría sindical que está por el derecho a la autodeterminación y la independencia de Euskadi ha conseguido empujar hacia esta ‘protesta’ a los trabajadores y al resto de sindicatos, siendo ademán el único lugar en donde se ha producido  hasta el memento una respuesta al interés patronal de seguir teniendo beneficios a costa de la salud de los trabajadores y del riesgo de la extensión de la pandemia. Está claro que la clase trabajadora no es más que una herramienta del proceso productivo.
  • En el resto del Estado el silencio a esta movilización en Euskadi ha sido nulo a pesar de que los sindicatos minoritarios pedían que se pararan las empresas con trabajo no necesario para cortar la extensión de la pandemia,  todos se quejaban de las normas impuestas por el gobierno para continuar trabajando o las condiciones de recisiones de puestos de trabajo. A pesar de la proptestas públicas ni siquiera se ha realizado ninguna movilización organizada contra el peligro de contagio en el trabajo o en los transportes y se ha mantenido un silencio respecto a Italia y Euskadi en el resto del estado .
  • Hoy hemos conocido que el Gobierno de España, por fin,  ha tenido que cerrar las empresas, dejando de nuevo en los trabajadores la carga de mantener la productividad ya que ha regulado la obligación de recuperar las horas perdidas. Pero también se ha hecho pública los acuerdos de Sánchez con los poderes oligarquicos de mantener las empresas abiertas,  las quejas del gobierno del PNV cuando se ha enterado de la noticia lo han puesto de manifiesto al alegar que tenían acordado con Sanchez que se seguirían trabajando. Sanchez ha girado una vez más  como lo está haciendo en esta crisis ahora después del fracaso del intento de centralizar la sanidad y la lucha contra la pandemia costa de la sanidad de las autonomías.
  • Por último es curioso ver las dos diferentes posturas de los gobiernos burgueses de Euskadi y Catalunya (aquí en cohalición con ERC). En Euskadi la burguesía por mantener las fábricas abiertas y en Catalunya el gobierno por el cierre de fábricas y de fonteras, la diferente estructura empresarial y económica entre los dos territorios es la clave, en Catalunya el turimos y el tejido de la mediana y pequeña empresa muy superiores a Euskadi, pero no podemos ignorar que Catalunya es más fuerte políticamente después del 1 de Octubre del 2017 y en Euskadi los trabajadores despúes de la Huelga General del 30 de Enero. Esta situación y la mala gestión de Sánchez le ha obligado a tomar la decisión de cierre total (excepto lo esencial) cuando había dicho que no era necesaria y de forma reiterada.

Las oligarquías y los gobiernos burgueses, bien sean nacionales o autonómicos, nunca concederán nada a los y las trabajadoras, son éstas quienes deberán a arrebatar sus derechos a la inescrupulosa gentuza que se los niega. Eso lo saben quienes dirigen los sindicatos, tanto los que nadie duda de que pertenecen al sistema como los que, llamados de clase, también e inevitablemente forman parte de él. Y es que el sindicato que desarrolle su actividad sindical aceptando el dinero del enemigo que sin miramientos le explota, siempre estará atado, con una cuerda más o menos larga (según los casos) a alguna de las cuatro patas de la mesa del sistema.

El pasado miércoles, 25 de marzo, se desarrolló una huelga general en Italia convocada por la Unión Sindical de Base (USB). Mediante la misma obtuvieron resultados bastante satisfactorios (de eso trata el breve artículo que facilitamos a continuación).

En la Comunidad Autónoma Vasca (CAV) la mayoría sindical a lo único que convocó fue a que los trabajadores y las trabajadoras mostraran su enfado en sus centros de trabajo, mostrado éste de manera muy dudosa (en muchos casos con cara de cumpleaños más que de enfado, como lo certifica algunas de las imágenes difundidas).

Tras la protesta siguieron trabajando, continuaron generando la plusvalía que desborda los bolsillos de sus patronos y  sus gobernantes, aquellos que los fines de semana les exigen que se confinen en sus casas y que de lunes a viernes les exigen, también, que acudan a los centros de trabajo en condiciones más que peligrosas para su salud.

Así están las cosas.

 

 

Print Friendly, PDF & Email