Las medidas aprobadas por el Gobierno PSOE-UP salvan el mercado de alquiler, no a los inquilinos.

  • La situación de excepcionalidad y provisionalidad que vivimos se ha expresado en nuestra Asociación con dos análisis de las medidas del Gobierno que creemos eran complementarias, o sea, una pone más énfasis que otra en determinados parámetros. Dada la pluralidad de nuestra entidad las publicamos las dos con los nombres de las personas que las han escrito y con un apoyo total de las decenas de personas organizadas y socias de 500×20.

Les inquilines a endeudarse y los rentistas ha seguir cobrando¡¡¡

Análisis y reflexiones de la Asociación 500×20 ante las medidas del gobierno y la estrategia de los MMSS de vivienda


Antonio Tallada, 2 de abril 2020, 500x20prouespeculacio.org

Solucionar a los rentistas el no pago de los alquileres.

A nadie se le escapa que uno de los temas más candentes en el estado Español y a nivel global es: ¿Quien pagará esta crisis? ¿Serán les ciudadanes de a pie como en el 2.008? ¿La parte privada y rentista de la economía arrimará el hombro?, o ¿todo irá a cargo del estado y les trabajadores?. Pues bien, las respuestas a estas preguntas ya se van desvelando.

Si bien el discurso oficial del gobierno PSOE-IU pregona a los cuatro vientos que no va a dejar a nadie atrás y que toca que todas arrimemos el hombro, hay un sector, el de los rentistas, al que ha dejado prácticamente intacto y que recibirán sus rentas superinfladas en los próximos meses mientras les inquilines deberán endeudarse y otras muchas quedarán excluidas de las ayudas.

A la que se entra un poco a fondo en la letra pequeña del decreto, comprobamos que lo que pregona el gobierno y lo que dice el BOE son 2 realidades bien diferentes. A modo de ejemplo los desahucios no están suspendidos; habrá que solicitar su paralización una vez finalizado el estado de alarma y reunir determinados requisitos. En todo caso los desahucios de ocupaciones en precario y las penales seguirán su curso. Hay más lindezas de este tipo que ya iremos desgranando.

En definitiva, las medidas adoptadas por el gobierno son un parche que intenta hacer frente a una situación que será caótica burocrática y económicamente y que colapsará el sistema tanto administrativo como judicial. Debido a esto, seguramente en un largo periodo de tiempo no se podrán ejecutar desahucios con las mínimas garantías judiciales y asistenciales. Nos venden como medida algo que no podrán ejecutar.

La propiedad y sus beneficios inmobiliarios son intocables.

El por qué de absolver a los rentistas de sus responsabilidades sociales y económicas, seguramente lo encontraremos en las prospecciones electorales con las que intentan tener un apoyo poblacional mayoritario: La propiedad y sus beneficios inmobiliarios son intocables.Esta es la cultura de la vivienda como bien económico tan instalada en la sociedad española desde el franquismo. Una cultura de la vivienda como inversión que tanto la derecha como el PSOE han apuntalado durante la democracia. Seguramente también ayuda el que muchos miembros del PSOE también sean rentistas.

De hecho, el gobierno actual vuelve a insuflar el dinero de les contribuyentes al sector rentista consolidando la burbuja del alquiler.

El papel que ha ejercido Unidas Podemos, por mucho que nos lo quieran vender, ha sido el de intentar un contrapeso que finalmente no ha conseguido. Y nos preguntamos ¿No hubiera sido mejor para la clase trabajadora que UP hubiera estado fuera del gobierno y hubiera apoyado la huelga de alquiler contribuyendo a una mayor correlación de fuerzas ante el conflicto? En los conflictos de intereses entre trabajadores y rentistas no puedes quedar bien con todas las partes y tienes que decidir de que lado estás.

La falsa imagen del jubilado que alquila para pagarse la residencia y las ventajas fiscales.

El discurso adoptado por parte de la izquierda y algunos MMSS de vivienda sobre el pequeño propietario (85% del total del parque de alquiler) siempre ha sido falso y no ha sabido responder contundentemente al mantra del «jubilado que tiene que pagarse la residencia», por lo que la derecha le ha ganado el relato público. Si bien puede haber casos concretos, el estatus económico de la GRAN MAYORÍA de pequeños propietarios (menos de 10 viviendas según el gobierno, sic) es de una considerable solvencia si los comparamos con el común de los mortales (Encuesta de Condiciones de Vida del INE, 2018).

Estos pequeños (y grandes rentistas) disfrutan desde hace mucho tiempo de ventajas fiscales que las trabajadoras no tenemos y esto se ha ocultado deliberadamente a la opinión pública. Nosotras venimos denunciando desde hace mucho tiempo este expolio fiscal con el que se podría haber construido mucha vivienda pública de alquiler.

No entendemos como «la izquierda» ha obviado también la cuestión fiscal de la vivienda. Una cuestión, que bien explicada a la sociedad generaría grandes consensos para aumentar la carga impositiva a los rentistas para destinarla a políticas de vivienda.

 

Desde 500×20 y ante la tomadura de pelo de las medidas del gobierno, llamamos a la población a sumarse a la huelga de alquileres que ya está en marcha y de la que formamos parte orgánicamente.

 

Enlaces relacionados

Print Friendly, PDF & Email