V.Declaración: El gobierno del PSOE-Unidas Podemos pone en peligro la vida de millones de trabajadoras con el regreso al trabajo 14 de abril de 2020

V. Declaración de Lucha Internacionalista

 

El Gobierno PSOE-UP obliga a volver al trabajo a tres millones y medio de trabajadores/as de sectores no esenciales.

Una medida muy grave por parte de un supuesto gobierno de izquierdas, que se toma sin consultar a su propio comité de expertos, sin suficiente material de protección (no tienen ni los hospitales ni los sectores esenciales) y sin tests generalizados para saber la dimensión real de la infección y detectar los casos asintomáticos que también transmiten la enfermedad. En el estado español estamos lejos todavía de haber frenado la epidemia, pero el gobierno envía millones de trabajadores a jugarse la salud sin ningún tipo de protección y dejando en manos de los empresarios el respeto a las medidas sanitarias en los centros de trabajo. Una vez más, las exigencias de la patronal pasan por delante de la salud y la vida de la clase obrera.

En un comunicado del 12 de abril CCOO y UGT reconocen que las recomendaciones de seguridad que ha hecho el gobierno «son de difícil aplicación en la gran mayoría de centros de trabajo», pero no exigen al gobierno que mantenga el confinamiento. Y se limitan a animar a los trabajadores a que, en cada centro de trabajo, denuncien los incumplimientos … cuando ya habrá sido demasiado tarde para evitar contagios. Para completar, en un artículo publicado el 11 de abril en El País, Unai Sordo, secretario general de CCOO, defiende al gobierno y dice que las medidas que ha venido aprobando «van en la buena línea, pero no son suficientes y hay que reforzarlas «. Y Álvarez, secretario general de UGT, no se queja del desconfinamiento sino de que no les hayan consultado. Por su parte la CEOE y la patronal catalana presionan más para que los contagios no tengan la consideración de bajas laborales.

Ya sabemos que ha pasado en Bérgamo, en el norte de Italia: mantener la producción como exigía la patronal supuso un alto número de muertes. Como explica el portal. Ctx (1) esta zona, que ha sido la que ha registrado más muertes por coronavirus de Europa, no se declaró «zona roja» por las presiones de la patronal, que quería mantener en funcionamiento las fábricas del valle del río Serio, una de las áreas más industrializadas de Italia, en contra de lo que reclamaban los expertos, los alcaldes y los trabajadores. En el Norte de Italia estallaron huelgas espontáneas mientras que los sindicatos mayoritarios pactaban con el gobierno de Giuseppe Conte. En aquella situación el paso lo dio la Unión de Sindicatos de Base (USB) convocando el 25 de marzo una huelga general a la que se adhirieron algunas federaciones de los sindicatos mayoritarios y tuvo un fuerte seguimiento.

CGT en Airbus ha declarado la huelga indefinida. No basta con denunciar al sindicalismo mayoritario, hay emplazarlo, y desde el sindicalismo alternativo, empezando por la CGT, a organizar la huelga general para exigir al gobierno la paralización de todos los sectores no esenciales y que no haya nada por encima de la vida de la gente trabajadora.

Las cifras esconden la realidad y la dimensión del desastre

El recuento oficial eleva a 17.489 muertos y 170.000 casos, que convierte el estado español en el que registró una mayor mortalidad por millón de habitantes. Y sabemos que los datos oficiales se quedan cortos, porque sólo se tienen en cuenta los casos en que se han hecho pruebas, que son muy pocas en comparación con la población. El registro MoMo de exceso de mortalidad de la universidad Carlos III, demuestra que la realidad es mucho peor: por ejemplo, en Castilla La Mancha el número de muertos en el último mes se ha triplicado respecto a años anteriores, pero los datos de Sanidad sólo recogen la mitad de ese exceso de fallecidos. Y, aún más, el Tribunal Superior de esta comunidad ha dado la cifra de inhumaciones por posible coronavirus que triplica la cifra de sanidad (2).

En esta situación de extrema gravedad, las administraciones intentan acallar las denuncias del personal sanitario sobre la falta de seguridad y de recursos. La Confederación Intersindical Galega ha denunciado que la Xunta de Feijó no renueva los contratos temporales de personal sanitario que ha contraído el virus. En Catalunya los sindicatos denunciaban que obligan a trabajar al personal sanitario a la semana de los síntomas, sin hacer una nueva prueba que compruebe que ya están curados, y CGT denunciaba las presiones del departamento de Salud para no explicar la grave situación de hospitales y residencias. En Madrid, la Comunidad ha ejercido muchas presiones contra Guillén del Barrio, enfermero de La Paz, delegado del Movimiento Asambleario de Trabajadores de la Sanidad (MATS), por denunciar la precariedad y los recortes. En Andalucía, se ha prohibido informar por circular del director gerente del Servicio Andaluz de Salud.

Las residencias de ancianos se han convertido en trampas mortales (3). A 13/04/2020 se superan los 10.000 muertos, la mayoría en Madrid, Catalunya y Castilla y León, y representan un 47% del total de muertos notificados por el Ministerio de Sanidad. Pero según estimó la presidenta de la CCAA de Madrid, Isabel Díaz Ayuso en TVE, 2.000 ancianos de residencias podían haber muerto en lugar de los 781 de las cifras oficiales, ya que las muertes en marzo habían triplicado las cifras de un mes normal. La falta de medios y la privatización de las residencias (con todos sus millonarios beneficios) han colapsado y se ha demostrado una vez más que hay que garantizar cuidados de calidad en unos servicios públicos de titularidad y gestión directa. Las actuales intervenciones no pueden ser temporales, deben generalizarse e integrar esas residencias en la red pública. Y ahora, es necesario que las Concejalías de Salud realice los tests para separar casos positivos y proporcionar, ya, equipos EPI a todo el personal.

La represión continúa y el régimen busca legitimarse

Con la continuidad del estado de alarma votada el pasado 9 de abril, continúa la represión: más de 400.000 denuncias y de 3.000 detenciones, y eso que no se cansan diariamente, policía y guardia civil de decir que el pueblo español es ejemplar. El blanqueamiento del ejército oculta que nos cuesta un total de 34.000 millones de euros este año (4).

Hoy se conmemora el 14 de abril, 89 años después de la huida del Borbón y la proclamación de la república. La Monarquía vuelve a estar cuestionada, por la corrupción que arrastra y la escandalosa impunidad que le garantizan la constitución y los partidos del régimen. En Catalunya, y más después del discurso del 3 de octubre de 2017 avalando la represión, el rechazo es masivo. Pero también crece en el resto del estado, como se vio el 21 de marzo con una buena cacerolada. Por eso desde Lucha Internacionalista nos unimos a las plataformas 3 de octubre y Plan de choque en Catalunya que impulsan conjuntamente una nueva cacerolada. También en el resto del estado lo hacen colectivos republicanos.

La Unión Europea demuestra su carácter una vez más

La UE ha vuelto a demostrar que no es más que un club de estados para defender los intereses patronales: incapaz de coordinar un plan sanitario común de distribución de personal sanitario y material a los epicentros de la pandemia en Europa, con los enfrentamientos de los estados miembros y cierres de fronteras (que no tienen ningún aval científico y en cambio pueden complicar la respuesta a la emergencia), con la dimisión de Mauro Ferrari, presidente del Consejo Europeo de Investigación. Ahora, después de fuertes enfrentamientos públicos entre los estados, acaban de desbloquear medio billón de euros, que se suma a los 750.000 millones de euros decidido inicialmente para comprar deuda de los estados.

La Unión Europea ve como entramos en la recesión más dura desde la de 1929, como afirmaba el Fondo Monetario Internacional (FMI). Ha vuelto a funcionar el axioma «demasiado grande para dejarlo caer» que se aplicó a los bancos, ahora se aplica en Italia y el estado español. El acceso de los estados a este medio billón no está sometido a planes de ajuste o reformas, como se hizo en el caso del rescate de Grecia, que hundió el país.

También se suspenden temporalmente las cláusulas de déficit fiscal. Es decir, lo que parecía intocable, no lo es cuando se puede perder todo.

Pero todo este dinero se deberá devolver y la deuda será enorme. Entonces estará el verdadero debate: ¿quién paga la factura? ¿Con planes de austeridad que caerán sobre las espaldas de las clases populares? ¿O los grandes financieros y multinacionales? Porqué esta disyuntiva tensionará la lucha de clases, todos los estados se preparan con medidas represivas para contener el clamor popular. Viktor Orban en Hungría, con plenos poderes ilimitados, estado de emergencia en Portugal prohibiendo las huelgas en los servicios esenciales y claves para la producción nacional (por cierto, con el voto a favor del Bloque de Izquierdas y la abstención del PCP).

Los nuevos Pactos de la Moncloa o por la «reconstrucción» quieren ser eso: atar de pies y manos la clase obrera para hacerle pagar la factura mientras se sostienen los regímenes de la quiebra, incluida la Monarquía, uno de los peldaños más débiles en Europa. Prepararnos para esta lucha es organizarnos, en movimientos, sindical y políticamente.

14/04/2020

Lucha Internacionalista


Notas:

1. Clicar en www.ctxt.es: «Bérgamo, la masacre que la patronal no quiso evitar»
2. Clicar en www.elpais.com: «España, incapaz de contar las víctimas del coronavirus»
3. Clicar en www.luchainternacionalista.org: «Residencias geriátricas y coronavirus: una trampa mortal»
4. Clicar en www.enpiedepaz.org: «Los programas de Salud Pública se hubieran triplicado sólo con los 2.000 millones aumentados al Gasto Militar»


Ir a la versión en catalán

Print Friendly, PDF & Email