Un paraiso fiscal llamado España

Print Friendly, PDF & Email
 

Atención: el lunes 11 de Mayo Podemos afirmaba: «Las empresas con paraísos fiscales no podrán acogerse a los ERTE». Veintidós cuatro horas más tarde, sin embargo, se hacía un pequeño «matiz» y añadía la palabra «domiciliadas». Es decir: no podrán acogerse las que estén «domiciliadas» paraísos fiscales pero si las que tengan «filiales» a los paraísos fiscales.

Dicho de otro modo: se ayudará con dinero público las empresas que eluden masivamente gracias a las filiales que tienen los paraísos fiscales.

Sólo hay tres explicaciones posibles:

Los dirigentes de Podemos no sabían que este matiz dejaba la propuesta en papel mojado y los malvados del PSOE les han colado un gol.

Los dirigentes de Podemos sí lo sabían pero contábamos que si tenían 24 horas para hacer tuits diciendo que «las empresas con paraísos fiscales no podrán acogerse a los ERTE» ya era suficiente aunque luego quedara claro que era mentira.

Al igual que la segunda pero contando con que la propaganda y la poca cultura fiscal que tenemos hiciera el resto y nadie reparara en el «matiz». Por algo tienen que servir los 15 millones públicos regalados a Telecinco y La Sexta, no?

Cualquiera de las tres opciones me parece nefasta.

La primera indicaría que el cargo de ala «izquierda oficial» les grande y que en el PSOE ríen cuando los ven pasar, pensando: «Yo, Pedro: lo tragan todo».

La segunda denotaría un oportunismo propio de la política más rancia y antipolítica que se puede imaginar.

Y, la tercera, demostraría que los supuestos herederos del 15M han desertado de una de las obligaciones de cualquier partido que quiera ser herramienta real de cambio: ayudar a comprender la raíz de las injusticias incrustadas que golpean millones de trabajadoras y trabajadores. Que la derecha trabaje incansablemente para privilegiar los más poderosos es normal. Que Podemos intente hacer pasar la continuidad de estos privilegios como un triunfo es traición. Y no, no me vale el mal menor, porque con el mal menor vamos todos de cabeza a la ruina.

Si no me creéis, os dejo algunos datos:

Fruto de la crisis de 2007 la recaudación de impuestos cayó de manera generalizada. Cayó la recaudación en concepto de IVA, de IRPF y de Impuesto de Sociedades. Esto es normal: cae la actividad, cae la recaudación. Pero si dejamos pasar 10 años vemos algo que llama la atención: en la década que va desde 2008 hasta 2018 la recaudación en concepto de IVA e IRPF (la que pagamos la inmensa mayoría de los mortales) se recuperó a niveles semejantes al 2007. Como se logró esto? Muy fácil: el año 2010 y el año 2012 el Gobierno subió estos impuestos. Pero si miramos la recaudación de Impuesto de Sociedades del año 2018, vemos que justamente esta, la que pagan las empresas, no sólo no había vuelto a su nivel de 2007 … había caído un 45% !!! Es decir:se subieron los impuestos que pagamos mayoritariamente los trabajadores pero se hizo todo lo posible para que los impuestos que pagan las empresas bajara …. a la mitad! Del total de la recaudación, el IVA y el IRPF ahora suponen 9 puntos más que en 2007. El impuesto a las empresas, en cambio, representan 10 puntos menos.

En 2018 se recuperó la recaudación de impuestos del 2007 la suma de IVA+IRPF+IS

En el 2018 IS disminuyó el impuesto el 45%, es decir que el IVA+IRPF subió para compesar la bajada en el Impuesto de Sociedades, los trabajadores asumieron la subida de impuestos.

Del total de la recaudación, el IVA y el IRPF ahora suponen 9 puntos más que en 2007. El impuesto a las empresas, en cambio, representan 10 puntos menos.

Las ventajas tributarias que provocaron la caída de ingresos en concepto de Impuesto de Sociedades no son para todos.

Ante los datos del punto anterior, hay que hacer una puntualización muy importante: la caída de recaudación no ha beneficiado al tendero de tu pueblo, ni a la pequeña editorial que hace esos libros que tanto te gustan ni siquiera aquella empresa que emplea al tu hermano y 50 personas más.

Tres cuartas partes (75%) de estas ventajas están al alcance del 0,32% de las empresas españolas. Es decir: el 0,32% de las empresas más grandes. Y representa 13.000 millones de euros si pagaran igual que el resto de las empresas.

Para entendernos: si estas 0,32% de empresas pagaran lo mismo que el tendero, la editorial, la bodega o la empresa donde trabaja tu hermano, cada año se recaudarían 13.000 millones de euros. Para hacerse una idea:el presupuesto de salud de la Generalitat es de 8.876 millones.

España es uno de los países de la UE con un mayor fraude fiscal interno. ¿Pero como se reparte el faraude fiscal interno?

Ya se sabe: El electricista que te hace la «chapuza» sin IVA, el estudiante que trabaja en negro en el bar de su primo. Y el fraude de las grandes corporaciones y las grandes fortunas. «Al final, todo el mundo lo hace!» que dirá aquel y en total esa economía suma 65.000 millones de euros.

Lo que no suelen decir es:

Que el 72% de los 65.000 millones de la economía sumergida pertenece a la evasión de empresas: 46.500 millones.

Y grandes fortunas y sólo un 28% al electricista: 18.000 millones.

Alguien podrá aún decir: es igual quien lo haga, está mal lo haga una gran fortuna o un electricista. Aceptémoslo, pues.

¿Pero como se reparte los esfuerzos de la Agencia Tributaria en búsqueda del fraude fiscal?

Ahora, ¿como se explica entonces, que si todo está igual de mal porque el 80% de los recursos al 28% del fraude delelectricista?

Y para luchar ¿Por qué contra el fraude de las grandes fortunas sólo se dedica el 20% de los recursos?

Si está igual de mal, se debería perseguir por igual. Porque si no, podríamos pensar que persiguen electricistas y estudiantes mientras dejan pasar grandes corporaciones y grandes fortunas. Y nadie quiere pensar eso, ¿verdad?

Y al hilo de los datos anteriores: como que hay que perseguir muchos electricistas, no quedan recursos para perseguir a los peces gordos en su camino hacia el paraíso. En Francia hay un trabajador de hacienda por cada 860 contribuyentes. En Alemania uno cada 729 contribuyentes. En España uno cada 1.928 contribuyentes.

En resumén las grandes empresas desfraudan: 13.000 + 46.500 = 59.500 millones.

España un pais paradisiaco para las grandes empresas.

En fin. Paro porque no quisiera que nadie se hiciera daño quemando contenedores. La cuestión es que no hemos salido de España pero queda claro que el ambiente para las grandes empresas y las grandes fortunas es de lo más paradisíaco. Una situación que debería sulfurar seleccionados, a organizarnos, a tomar conciencia ya luchar con todas nuestras fuerzas contra este despropósito que hace que, entre otras cosas las enfermeras cobren poco, las listas de espera sean interminables, las aulas masificadas y las tasas universitarias inalcanzables para muchos.

Pero no. En vez de eso, el partido más de izquierdas del mundo ( «incluso hay ministros comunistas») hace un tuit donde nos avisa que esto ya lo tendríamos. Y los matices por los tiquismiquis y los separatistas que votan lo mismo que Vox.